Inicio > SWEET SOUL MUSIC > Soul: La Música Como Arma – Ray Charles

Soul: La Música Como Arma – Ray Charles


Desempolvando archivos, me he encontrado esta serie que publiqué en mi entrañable Requesound en una época muy dura para el que suscribe. Concretamente este artículo supuso casi una obligación: decidí escribir como un loco, inmerso como estaba en una de las situaciones más difíciles de mi vida. De esto ya hace más de dos años………..la serie se centra en la reivindicación apasionda del soul sureño.

Espero que los que se acerquen por aquí puedan disfrutarlo……SI ES QUE PASA ALGUIEN

SOUL: LA MÚSICA COMO ARMA

“Soul is the expression of a black solidarity, of the pride of a nation who wanted to end up with these centuries of segregation and who had found in these chants the practical means to claim its identity and spirituality.”

(Peter Guralnick)

I was born by the river in a little tent
Oh and just like the river I’ve been running ever since
It’s been a long, a long time coming
But I know a change gonna come, oh yes it will

It’s been too hard living but I’m afraid to die
Cause I don’t know what’s up there beyond the sky
It’s been a long, a long time coming
But I know a change gonna come, oh yes it will

I go to the movie and I go downtown somebody keep telling me don’t hang around
It’s been a long, a long time coming
But I know a change gonna come, oh yes it will

Then I go to my brother
And I say brother help me please
But he winds up knockin’ me
Back down on my knees

Ohhhhhhhhh…..

There been times that I thought I couldn’t last for long
But now I think I’m able to carry on
It’s been a long, a long time coming
But I know a change gonna come, oh yes it will

(Sam Cooke)

La segregación racial era un hecho completamente admitido y legalmente establecido (veánse, en el Sur, las denominadas leyes “Jim Crow” que establecían medios de transporte, alojamientos, escuelas, restaurantes, bares…exclusivamente para negros) en todo el sur de EEUU, en el contexto político y social en el que nos enmarcamos, es decir, desde la Gran Depresión de 1929 hasta la inmediata postguerra (1945 en adelante). Durante la Segunda Guerra Mundial A. Philip Randolph organizó una marcha en varias ciudades norteamericanas para protestar por la discriminación racial en la industria armamentística y en las propias fuerzas armadas. La presión de la desobediencia civil hizo que Roosevelt decretara la no discriminación en la contratación de trabajadores para el Gobierno y la industria de defensa.

Philip Randolph

El jazz y, en una escala más reducida el blues, supuso toda una manifestación de la idiosincrasia del pueblo negro, con figuras prominentes, reconocidas por el público blanco, como Duke Ellington o Billie Holiday que iban rompiendo fronteras raciales  a través de un lenguaje universal.

Sin embargo, y sobre todo en el Sur, los negros  en ningún modo podían desenvolverse de manera libre en la sociedad y cultura norteamericanas de la época. La música negra supuso toda una revolución, una fuerza poderosa que tuvo una influencia decisiva para hacer desaparecer una de las lacras más destructivas de la sociedad del país de la libertad.

Esta es la historia de una música que nació del Sur y creó un nuevo Sur en los EEUU

Los padres fundadores: Ray Charles y Sam Cooke

RAY CHARLES

El año que Ray Charles nació, 1930, toda Norteamérica estaba bajo la negra influencia de la Depresión. Según Charles, nacido en Albany (Georgia), “incluso en comparación con otros negros, estábamos en el último peldaño de la escalera. Nada había por debajo de nosotros, excepto el suelo”. Después de que su familia se mudara a Greenville (Florida), Charles experimenta dos grandes golpes traumáticos: la muerte de su hermano George y su propia ceguera, causada por el glaucoma a la edad de siete años. Su madre le instó a valerse por sí mismo y a afrontar los reveses de la vida: “Me dejaba que cometiera mis propios errores, dejaba que descubriera el mundo por mí mismo”.

Tal fue su determinación que, aprovechando su internamiento en la Escuela Estatal de Florida para Sordos y Ciegos, estudió composición y aprendió a dominar el piano, el saxo y el clarinete. En esta escuela estudió durante ocho años

Después de la muerte de su madre (cuando Charles contaba con 15 años) se mudó a casa de unos amigos en Jacksonville (Florida) y empezó a aprovechar sus estudios y su infinita pasión por la música, enrolándose en pequeños grupos para subsistir: “El trabajo era muy escaso. Podría trabajar un par de noches y luego nada más por dos o tres semanas, siempre aprovechando la oportunidad….así fue esa época”

Desanimado por el escaso potencial musical de Florida, Charles preguntó a un amigo guitarrista qué ciudad estaba más lejos de ese Estado: “cogió el mapa y trazó una diagonal…allí estaba Seattle, arriba en el Noroeste; y dije, déjame ir allí y ver lo que puedo hacer”

Charles llegó a Seattle en marzo de 1948, encontrándose una ciudad que albergaba, sólo en el área de Jackson Street más de 30 locales que abrían día y noche, con las posibilidades que ello ofrecía a un músico inquieto y dispuesto a partirse el pecho para ganarse la vida.

En días Charles formó un trío, The McSon trio junto con su amigo guitarrista García McGee y Milt Jarret al contrabajo. Charles aportaba sus habilidades al piano y su voz característica, aunque, por aquel entonces, muy deudora de uno de sus ídolos Nat “King” Cole. Como recuerda la cantante de jazz Ernestine Anderson: “Cuando Ray llegó a Seattle, podías cerrar los ojos y jurarías que Nat King Cole estaba cantando”. Sin embargo, Ray tenía una razón poderosa para imitar a Cole: “Podía conseguir muchísimo trabajo sonando como Nat Cole. Podía trabajar en clubes nocturnos. Podía ganarme la vida con su sonido”

Nat King Cole

Por aquel entonces, el trio de Ray Charles era un habitual del club Elks, a donde acudió un jovencísimo Quincy Jones que había oído algo acerca de “un tipo ciego” que tocaba y cantaba de manera llamativa. Quincy Jones contaba por aquel entonces con 15 años y Charles solamente 17. El principio de una colaboración artística sin parangón entre uno de los interpretes más distinguidos y uno de los mejores arreglistas, compositores y productores de la música norteamericana. Según comentaba Jones acerca de Charles: “Le veía cruzar la calle sin un  perro o un bastón. Era como si alguien hubiera olvidado decirle a Ray que era ciego. De hecho, Ray nunca actuaba como si fuera ciego, al menos que hubiera una chica bonita alrededor, entonces se quedaba indefenso y se chocaba con las puertas y con las paredes”.

Quincy Jones

The McSon trio no paró de ganar popularidad en Seattle, actuando ante audiencias blancas e incluso apareciendo en radios locales

En el club Rocking Chair de Seattle, la vida de Charles cambió por completo al encontrar a Jack Lauderdale, un productor discográfico de Los Angeles. Como el propio Ray recuerda: “Jack estuvo allí una noche y nos escuchó tocar. Dijo, me gustaría ofreceros un contrato. Tío, ¡estaba tan excitado! ¡Íbamos a pillar un contrato de grabación! No hubo ningún dinero por adelantado. Todo lo que el tipo dijo fue que iba a grabarme y tuvimos un primer éxito”.

El trio grabó una composición de Charles “Confesión Blues” y otra de su amigo Joe Lee Lawrence en un pequeño estudio de grabación de Seattle. Las grabación salió en disco de 78 r.p.m. a principios de 1949 y vendió lo suficientemente bien como para que Luderdale les llevase a Los Angeles para grabar allí “Rockin’ Chair blues”, todo un éxito en las listas de “race records”, término que, por aquel entonces englobaba la música negra que actualmente conocemos como Rhythm and Blues

En 1950, Ray volvió a Los Angeles para grabar más discos, definiendo su ya potente personalidad con reputados músicos de estudio: “me levanté una mañana y empecé a pensar: nadie sabe mi nombre, todo el mundo me dice eh chaval suenas como Nat Cole. Empecé a decirme a mí mismo, tu madre siempre te dijo que seas tú mismo y tienes que ser tú mismo si quieres ser algo en este negocio”

Durante los años que Ray pasó en Seattle se convirtió en adicto a la heroína. Fue arrestado tres veces por posesión de heroína. La tercera vez, en 1965, ingresó en un sanatorio de desintoxicación en California donde intentó recuperarse de su adicción por más de 17 años. Fue el único año de su carrera en el que no actuó ante su publico.

La música de Ray merodeaba en terrenos de jazz, blues, gospel, bebop y swing, algo que más tarde ayudaría a definir lo que hoy consideramos como “soul music”. En 1950 empezó a labrarse su condición de carne de la carretera empezando una gira con el guitarrista de blues Lowell Fulson, hasta que recaló en Atlantic Records, en 1952. Allí, Charles consolidó su sonido característico con un grupo que incluía a siete miembros, sonido que se plasmó de manera evidente en su primer éxito editado por Atlantic “I Got a Woman” (1954) una mezcla de lo sacro (gospel) con lo secular (jazz).

Por aquel entonces Charles incluyó en su nómina de músicos a un coro de féminas llamado The Realetes, que ayudó a reforzar el sonido gospel de su primera época y marcó una constante en su

Durante las interminables giras de esa época (finales de los cincuenta, primeros sesenta) Charles se sintió impresionado por el ambiente de segregación que todo el país respiraba: “Lo que nunca he comprendido hasta hoy es cómo los blancos podían tener a negros cocinando para ellos, pero no les dejaban sentarse a la mesa con ellos. ¿Cómo puedes despreciar a alguien tanto y tenerle cocinando para ti?”

El estrellato total, le llegó en 1959 con el lanzamiento de “What I’d Say”, su sello característico y el tema que mejor define su aportación real a la música soul, mezclando ecos de blues, gospel, jazz e incluso country (una de sus obras maestras “Modern Sounds in Country and Western Music”, ya fuera de Atlantic, es una revisión de clásicos del country en clave personal, un disco de una libertad artística insospechada para la época)

Discos recomendados:

“Ray Charles at Newport”, Atlantic 1958

“The Genius of Ray Charles”, Atlantic, 1959

“The Genius sings the Blues”, Atlantic 1961

“Modern Sounds in Country and Western Music”, ABC-Paramount, 1962

Categorías:SWEET SOUL MUSIC
  1. noviembre 21, 2009 a las 3:15 pm

    Extraordinario artículo, como siempre. Yo, que ya sabes que si que me paso por aqui, disfruto muchísimo con tu blog, a la vez que aprendo…

    Carpe Diem

  2. diciembre 30, 2009 a las 3:29 am

    que puedo decir el rompio todos lis hitos junto a steve wonder, son definitivamentes fantasticos, uchas gracias por est publicacion amo la musica jazz y blue y siempre eh sido la qu piensa ” tanta segregacion con la raza negra inclusive ahora y los que han echo uno de lo mayores aportes en la musica, por su gran voz y genealidad interpretativa… es la raza negra, esto como ejemplo michael jackson un genio musical y si bien renegaba de su raza pertenecia ella” gracias solo son los dioses de la musica… me gustaria escuchar a un razista cantar con la potente voz y talentos que nos han entregado. solo magico.
    grcias por este maravilloso dicumental de ray charles ^^.

  3. julio 17, 2012 a las 6:04 am

    ESTA MUY BUENO, MENOS 2 O 3 COSAAS, QE NO FUERON, ASI

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: