Inicio > PiaNo > Piano Man #4

Piano Man #4


Llega diciembre. Además de ser un mes hacia el que me atrae un amor / odio intrincado e indescifrable, es el cumpleaños de un pianista y un músico que ha determinado mi gozosa devoción por la música del sur de los Estados Unidos. A él le debo mucho.

Este es un artículo que, no podía ser de otro modo, publiqué en Requesound hace ya dos años………

Diciembre está lleno de aniversarios sabrosos, sagitarios ilustres que dan relumbrón a mi signo del zodíaco; entre todos ellos, hay uno que siempre me emociona, que me estremece, por el significado que ese nacimiento tendría para la historia de la música popular norteamericana. El nacimiento al que me refiero es el de Henry Roeland Byrd, el 19 de diciembre de 1918, hace ya la friolera de 89 años, en Lousiana…..fue el día en que Nueva Orleáns alumbró a uno de sus iconos imperecederos.

Henry Byrd, mejor conocido por Profesor Longhair, ha sido uno de los pianistas más deslumbrantes dentro de la música popular, incluyendo el jazz. Su técnica y, sobre todo, su personalísimo estilo (según él mismo, mezcla de rumba, mambo y Calypso) fueron determinantes en las sucesivas generaciones de músicos de la ciudad de Nueva Orleáns.

Sus comienzos fueron en la calle, bailando para sacar unas perras, pero en la calle no se vislumbraba un futuro y decidió aprender a tocar la guitarra para acceder siquiera a las marquesinas de los clubs musicales del Barrio Francés.

Después de varios intentos con la guitarra y con la batería, Henry se decide por el piano, desarrollando su enorme talento de manera completamente autodidacta: una mano izquierda que simula la percusión y una derecha desbordante de swing y boggie.

Sus habilidades técnicas y artísticas fueron reconocidas de inmediato por otros músicos de la ciudad, especialmente por Champion Jack Dupree y por Tuts Washington, dos pianistas respetados que se convirtieron en protectores del joven Byrd.

Como contaba el propio Byrd: “Cuando empecé a tocar música, tocaba lo que nadie sabía qué era”, y era absolutamente cierto: el estilo de Byrd era completamente revolucionario, con diversos elementos combinados ¿música de fusión? Ya lo hacía el Profesor en los años cuarenta.

La vida de Byrd fue cuanto menos movidita: trabajó como cocinero, y peleó como boxeador, para, al fin, dedicarse por completo a la música en el año 1947, haciéndose llamar “Little Lovin’ Henry”, aunque pronto abandonará ese nombre tan ambiguo, para convertirse en un profesor.

En 1949, Professor Longhair and His Four Hairs Combo, debutan oficialmente por primera vez en el Caledonia Inn, uno de los clubs más respetados de Nueva Orleáns. A partir de entonces, comienza a grabar, teniendo su primer éxito en 1950 con “Baldhead”. Sin embargo, y a medida que transcurría la década, como cuenta el propio Byrd: “Estaba dedicándome por completo a la música, pero no me pagaban…….me decían que mis discos se vendían muy bien, pero yo todavía no recibía dinero. No importa lo bueno que seas, no puedes vivir de ello”

Así que, ya con dos churumbeles a su cargo, el profesor tuvo que abandonar la música para buscarse la vida en el juego de cartas, aparte de grabar junto a Earl King su clásico “Big Chief” en 1965.

A partir de entonces, nadie sabe nada del Profesor Longhair: se rumorea incluso su muerte, el halo de misterio que siempre caracterizó a este revolucionario musical. Los organizadores del primer festival de jazz de Nueva Orleáns quisieron buscarle e intentar desmentir los rumores de su muerte…y a fe que le encontraron: barriendo el suelo, apilando cajas en una tienda de discos de Rampart Street de Nueva Orleáns, muy enfermo, abatido y completamente desorientado.

Un año duró su recuperación reapareciendo con un éxito arrollador en el segundo festival de jazz de Nueva Orleáns en 1971….y de ahí al cielo, disfrutando realmente de su música, disfrutando de la aclamación del público y de la admiración reverente de todos los músicos de su ciudad.

Reconocido como predecesor inmediato del funk, destilador de sonidos como el jazz, el boggie, el blues e incluso citado por algunos como precursor real del Rock’nroll, Profesor Longhair es ya un pianista legendario, con un sonido único, de nuevo un músico solamente reconocido en su ciudad, pero que tiene un valor incalculable para entender la música tal y como la conocemos.

Como dijo Dr.John, otro mago del piano: “Profesor Longhair puso el funk en la música; es el padre del invento, el Picasso del teclado funk”. Amén.

Categorías:PiaNo
  1. diciembre 5, 2009 a las 6:56 pm

    Interesante como siempre… me ha encantado el primer video!

    Carpe Diem

  2. diciembre 28, 2009 a las 6:27 pm

    Excelente pianista

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: