Archive

Archive for 25 junio 2010

This Song #67


“Dr. Feelgood (Love Is A Serious Business)”, compuesta por Aretha Franklin y Ted White. Incluida en el mágico álbum de Aretha Franklin “I Never Loved a Man the Way I Love You”, publicado por Atlantic Records el 10 de marzo de 1967

I don’t want no body
Always sitting around me and my man.
I don’t want no body
Always sitting right there
Looking at me and that man
Be it my mother, my brother, or my sister
Would you believe? I’ll get up, put on some clothes,
Go out and help them find somebody for themselves
If I can. Yes I will.

Now I don’t mind company
Because company’s alright with me every once and a while
Yes it is.
I tell you I don’t mind company
Because company’s alright with me every once in a while, yeah.
But oh, when me and that man get to loving
I tell you girls I dig you, but I just don’t have time
To sit and chit and sit and chit chat and smile.

Don’t send me no doctor
Filling me up with all of those pills
I got me a man named ‘Dr. Feelgood’
And oh, yeah that man takes care of all my pains and my ills.
His name is Dr. Feelgood in the morning.
Taking care of business is really this man’s game.
And after one visit to Dr. Feelgood
You’d understand why Feelgood is his name
Oh yeah, oh good God Almighty the man sure makes me feel real
Goooooooooooooooooooood!!!!!!

Categorías:múSica

Solomon Burke, El Rey Soy Yo


“Solomon Burke es inteligente, astuto, un vendedor de proporciones épicas” (Jerry Wexler)

“El soul es el sentimiento profundo expresado desde el corazón y desde la mente. Ya sea proveniente de un músico, un artista, un bailarín, un fotógrafo o un escritor. Cuando abres tu corazón y exteriorizas tu espíritu y sientes algo que hace que tu vida sea diferente: ése es el significado del soul” (Solomon Burke)

El Gran Solomon. Una de las voces más personales del soul es un tipo intimidante. De una corpulencia amenazante, una actitud desafiante, el autoproclamado Rey del Rock and Soul, fue un intérprete un tanto eclipsado por las personalidades rabiosas de James Brown, Otis Redding o Wilson Pickett. Sin embargo, la colosal proporción de sus atributos físicos siempre estuvo a la altura de sus capacidades vocales y artísticas. Sin embargo, nunca perteneció al Sur, aunque sus facultades vocales remitieran al gospel más profundo y genuino.

Nacido en Filadelfia, fue el más joven de siete hermanos. Su infancia no fue, precisamente, un camino de rosas, siendo objeto de una más que frecuente violencia por parte de su madre. Solomon nunca conoció a su padre biológico: “Nunca tuve la oportunidad de conocer a mi padre. Creo que es la causa de que siempre he buscado una gran familia”.

Desde los siete años, Solomon (verdaderamente su nombre, de poderosas resonancias, era muy adecuado a su actitud desafiante y a su corpulencia) cantó en el coro de la iglesia, y desde entonces siempre reverenció el discurso de grandes predicadores que manifestaban las cualidades divinas del ser humano. El propio Solomon, en la actualidad, ejerce las labores de predicador y es arzobispo de The House Of God For All People, en South Central, en Los Ángeles.

Después de abandonar el colegio, en plena adolescencia, Solomon entra a trabajar en la “morgue” de su tío como aprendiz de, glups, embalsamador. Naturalmente, el trabajo no le emociona lo bastante y decide dedicarse a la música, después de sus éxitos en el coro eclesiástico. Cuenta con el DJ Ulises Kae Williams como primer manager, pero una violenta discusión con él, le relega al ostracismo, después de haber cosechado algún otro éxito. Corre el año de 1957: “Había sido famoso, pero tenía que dormir en las calles de Filadelfia. La gente se reía de mi porque todavía tenía puestos los pantalones del “smoking”y mi bonita camisa con chorreras”.

El ostracismo y la pobreza duraron aproximadamente un año y Solomon volvió al negocio mortuorio, esta vez con un entusiasmo renovado y se aplica, con vehemencia, al oficio de embalsamador. Hasta que a finales de los cincuenta, Solomon es abordado por un empresario musical Babe Shivian, quien le anima a dedicarse, de nuevo, profesionalmente a la música: “Le dije que no, así que aparcó su brillante y rojo Lincoln enfrente del tanatorio. Me dijo que lo dejaría allí hasta que yo aceptara. El dueño de la funeraria me dijo “mañana tenemos tres funerales, así que ya puedes cantar rápido””.

Así, pues Solomon vuelve al show business y por la puerta grande: en 1961, firma con Atlantic Records, en Nueva York justo cuando la compañía había perdido dos de sus baluartes más lucrativos: Ray Charles y Bobby Darin.

Solomon Burke se iba a convertir en el nuevo generador de éxitos de Atlantic: “Siempre me he considerado hijo de Atlantic. Recuerdo sentarme en el pasillo, contemplando las fotos de Ray Charles y Lavern Baker. Pensé, Dios mío aquí es donde quiero estar, exactamente aquí, donde está la marca roja y negra (por el logotipo de Atlantic)”.

A primeros de los años sesenta, Burke se convierte en toda una estrella del Rhythm and Blues y comienza a participar en interminables giras por todo el territorio de los Estados Unidos. Y, por primera vez, visita el Sur, el descarnado Sur, donde sus hermanos raciales sufrían todo tipo de humillaciones y escarnios. Burke, buen cpontador de historias y poseedor de una memoria prodigiosa, relata una paradigmática historia, que ilustra el ambiente terrible para los músicos negros: “En la siguiente parada del autobús en el que viajábamos, mandamos a Dion (Di Mucci) el cantante blanco, a que nos fuera a comprar pollo con patatas fritas para todos. A su vuelta, Dion trajo el pollo, las patatas y unos pastelitos de chocolate con crema. Los músicos negros estaban tan excitados y tan hambrientos, que se bajaron del autobús. Cuando el dueño del establecimiento en el que Dion había comprado la comida se dio cuenta de lo que pasaba, comenzó a disparar. Dion tiró la comida y los chicos subieron a toda prisa al autobús”.

La cálida voz de Solomon, su modulación aterciopelada, a pesar de su contundencia y sentimiento gospel, le produjo, en sus inicios, confusiones cuanto menos llamativas: Fue contratado por el Ku Klux Klan en Mississippi, creyendo que era un cantante blanco: “Cuando aparecimos en el escenario ya era de noche, vimos pequeñas lucecitas. Yo empecé el bolo agradeciendo a la gente su asistencia y cuando toda esa gente se aproximó al escenario, pudimos darnos cuenta que había alrededor de 30.000 miembros del KKK, con sus sábanas y capuchones. Había incluso niños. Era su reunión de confraternización anual. Tocamos 45 minutos. Luego fuimos escoltados por la polcía hasta que cogimos la autopista”.

Burke fue un cantante concienciado por los derechos civiles, aunque enfocando el tema siempre desde una perspectiva espiritual y fue un admirador confeso de Malcolm X, de Dick Gregory y de Farrakhan. A pesar de su fe inquebrantable, Solomon nunca renegó de los placeres terrenales. Fue un donjuán irremediable: casado tres veces, con 17 hijos reconocidos. “Era joven. Las chicas venían de todas las esquinas. No pude amar a todas. Pero lo intenté”

Su carrera gloriosa se desarrolla en los sesenta. Luego, como sucedió con muchos soulmen, su estrellato se fue apagando lánguidamente, recorriendo circuitos nostálgicos. Puntualmente, en 1984, obtiene un éxito modesto con un álbum enteramente dedicado al gospel y producido por su hijo mayor. Pero su carrera experimenta una resurrección milagrosa en 2002, con la grabación del extraordinario álbum “Don’t Give Up On Me”: “Recuerdo estar en el estudio grabando ese disco. Dije a todo el mundo que no permitiría ni fumar ni beber allí dentro. Cuando grabo, el estudio es un lugar sagrado. Hay velas. Hay flores. Mi trono está allí. Visible. Era el momento de grabar “The Judgement”. No había ensayado esas canciones. Las hice tal y como me llegaron. Escuhé a gente que gritaba “¡Aquí está Elvis! ¡Ha llegado Elvis!. Al principio pensé que estaban colocados o algo así. Bueno, Elvis Costello entró y me dijo que quería escucharme cantar esa canción. Yo dije “¿Escuharla? Tú eres el que tienes que enseñármela a mi”Cuando él la cantó, fue simplemente maravilloso. Yo dije, OK, está bien, vamos a grabarla ahora. Lo que la gente no se da cuenta es de que una gran canción no tiene color de ningún tipo. Es una canción preciosa que él escribió”

El fantástico álbum contó con la colaboración de viejos admiradores de Burke, quienes compusieron el repertorio. Fans declarados como Van Morrison, Elvis Costello, Bob Dylan, Brian Wilson…..todos ellos, quisieron saldar una vieja deuda con uno de sus ídolos.

Burke resucitado: orondo, casi inmovilizado en una silla de ruedas o en su barroco trono (sí, Solomon se hizo construir un trono y una corona, autoproclamándose el Rey del rock and soul y lo utiliza con frecuencia en sus bolos), vuelve a la carga con su voz de inspiración eclesiástica, con matices increíbles de delicadeza. Un timbre de voz aterciopelado, con una técnica vocal impresionante

“Primero soy un ministro de la Iglesia. Después, soy un intérprete. Puede resultar una contradicción para aquellos que no están salvados. El Señor me recogerá y me llevará con él. Incluso con mi peso, así será.”

Discografía imprescindible:

“Rock and Soul” (Atlantic, 1964)
“The Very Best Of Solomon Burke” (Rhino Records, 1998)
“Don’t Give Up On Me”(Fat Possum, 2002)
“The Platinum Collection” (Warner Platinum, 2007)

Categorías:SWEET SOUL MUSIC

Getting Better


Categorías:BEATLESONGS

Cosas Que Nadie Me Dijo



Me ha encantado esta página de un ilustrador barcelonés llamado Alex Noriega……..cosas extraídas de la experiencia, que aprendes a batacazos y sobreviviendo a los machetazos que te inflinge la vida…….realmente divertido, esclarecedor muchas veces e ilustrado con talento.

http://stuffnoonetoldme.blogspot.com/

Categorías:peRsonaL

This Song #66


“Up On The Roof”, compuesta por Gerry Goffin y Carole King e interpretada por The Drifters. Lanzada como single en 1962, publicado por Atlantic Records.

La misma Carole King participó en la sesión de grabación original al piano (algún día tendré que escribir sobre esta señora, una influencia excelsa en el pop del siglo XX)

When this old world starts getting me down
and people are just too much for me to face
i climb way up to the top of the stairs
and all my cares just drift right into space
on the roof, it’s peaceful as can be
and there the world below can’t bother me
let me tell you now
When i come home feelin’ tired and beat
i go up where the air is fresh and sweet (up on the roof)
i get away from the hustling crowd
and all that rat-race noise down in the street (up on the roof)
on the roof, the only place i know
where you just have to wish to make it so
let’s go up on the roof (up on the roof)

at night the stars put on a show for free
and, darling, you can share it all with me
I keep a-tellin’ you
Right smack dab in the middle of town
i’ve found a paradise that’s trouble proof (up on the roof)
and if this world starts getting you down
there’s room enough for two
up on the roof (up on the roof)
up on the roo-oo-oof (up on the roof)
oh, come on, baby (up on the roof)
oh, come on, honey (up on the roof)
fade
Everything is all right (up on the roof)

La propia compositora interpretando esta obra de arte, un ejemplo de la perfecta canción pop

Categorías:múSica

Multas A Manta


Nos fríen a multas. A unos y a otros por esto o aquello. Falta de medios, en medio de la crisis, la Administración española está actuando de manera abusiva sobre muchos de los ciudadanos. Una vez son los ayuntamientos que ponen multas con cualquier pretexto e incluso repiten, en ciertas ocasiones, la misma sanción por la misma falta. Otras veces son los agentes del tráfico en carretera que, un poco antes de la última huelga parcial que declararon, establecían controles de velocidad mediante aviesos radares y coches camuflados para cazar al conductor en cualquier descuido. El déficit que crearon las administraciones locales, autonómicas o central, despilfarrando- entre otros diversos items- en coches oficiales, lo estamos pagando, por lo que se ve, a través -entre otras- de nuestra condición de conductores. Un coche multado subvenciona a un coche oficial, una multa injustificada tiende a justificar los superfluos gastos en viajes de la autoridad. En suma, el ciudadano, casi siempre completamente indefenso ante la multa que se le adjudica, se encuentra ahora forzado a echar una mano a los manirrotos de los dirigentes. El asunto adquiere, día a día, la categoría de un procedimiento estructural. Nada de un azar, una anécdota, un pago de circunstancia.

VICENTE VERDÚ

Categorías:aRtícuLos

Cincinnati Summer Pop Festival


No, no es uno de esos cansinos festivales que inundan la geografía española con carteles repetitivos, extenuantes y prescindibles, en la mayoría de los casos, el estío abrasador…..es un festival celebrado en la ciudad norteamericana del mismo nombre, en el que la leyenda iconográfica de La Iguana empezó a forjarse. Iconográfica, musical y de brutalidad del directo de Iggy Pop, por aquel entonces líder de los Stooges. Otros grupos que actuaron en el festival, aparte de de la banda de Detroit: Mountain, Grand Funk Railroad, Alice Cooper, Traffic, Bob Seger, Mott The Hoople, Ten Years After, Bloodrock, and Brownsville Station.

Corría el año de 1970, y La Iguana contaba con 23 años. Iggy Pop literalmente anduvo sobre la multitud, que lo sostuvo como un mesías satánico

Those were the times Man

Categorías:múSica
A %d blogueros les gusta esto: