Inicio > Extraña Familia, peRsonaL > El Oscuro Marañón

El Oscuro Marañón


Reproduzco aquí una inolvidable entrevista que escribí hace un tiempo ya en mi Requesound de mis amores. Un homenaje a un amigo. Que es un tipo que escribe canciones exquisitas. Por cierto.

Hoy el cuarto oscuro está engalanado, por la visita de un personaje que, realmente, hace que mi pasión por los músicos agazapados, pero fundamentales, aumente de manera extraordinaria. Fue en Bilbao, durante el añorado desencuentro, que, durante la gira tabernaria que nos marcamos con Los Marañones después de su exultante concierto, Román me comentó que Ricardo Perpén seguía mis colaboraciones en Requesound. Conocí, también de primera mano, la admiración de Ricardo por George Harrison, de resultas de su pasión “beatle”. Y, naturalmente, me vi reflejado. Y un buen día, Ricardo se puso en contacto conmigo.

Ricardo Perpén es la sombra de Los Marañones. Compositor y arreglista, origen de casi todo el repertorio Marañón, muy pocas veces se le ha visto encima de un escenario. Pergeñador de uno de los grupos de rock en castellano más eminentemente relevantes. Mi grupo en castellano, después de que se fueron Los Enemigos.

Y de diversas charlas e intercambio de correos electrónicos, aquí está el resultado de una conversación espontánea que desvela muchas facetas de Ricardo. Pero, ante todo, es un vicioso. Un vicioso de la buena música.

¿Cómo te aficionaste a la música, cuales fueron esas sensaciones que determinan a uno a convertirse en todo un devoto musical?

Fue algo extraño. Casi onírico. Cuando llegué a los 13 o 14 años “recordé” algo como archivado en la memoria muy profundamente. Fueron los Beatles los que abrieron ese compartimento mental que parecía cerrado desde la infancia. Entonces, un compañero del colegio empezó a enseñarme Lps de los Beatles y yo empecé a recordar fragmentos de canciones, de melodías, aunque fuesen de medio segundo que parecía que en algún momento siendo muy pequeño había oído, seguramente en la radio o visto en la tele, o en tocadiscos de hermanos mayores de mis amigos y que se me quedó muy marcado. Recuerdo que, teniendo unos 10 años o así, jugando en casa de un amigo, este, pilló unos discos de un hermano mayor y en plan juego los puso en el tocata y de repente sonó ese Chaaaaaaannnnnnnnn!!!, era la canción A hard day’s night. Oir esa canción que seguramente había visto en dibujos animados años antes fue un shock total y cuando ví la portada del disco que era doble y rojo con ellos en esas escaleras interiores (creo que eran escaleras, no recuerdo bien) con el pelo corto y luego el otro que era azul y con la misma posición y en las mismas escaleras con los pelucones y barbas esas que llevaban fue la rehostia. En pocos segundos ví dos imagenes totalmente distintas en un tiempo distinto de los mismos tipos en el mismo sitio. Eso fue realmente tremendo para mi coco de infante. Bueno supongo que todos esos impactos visuales, auditivos y quizá olfativos con los discos de vinilo conformaron esa especie de locura por determinados sonidos o melodías que me tocaban y siguen tocandome la fibra y creo que casi persigo obsesivamente. Todo eso, viendolo desde aquí, parece una ensoñación psicodélica muy en consonancia con aquellos cuatro tipos.

Bueno, empezamos a tener muchísimo en común. Mis hermanos eran adictos a los Beatles y fue la banda sonora de mi infancia. Y también comencé con esos doble recopilatorios, el rojo y el azul, que, creo, fueron los primeros discos que escuché enteritor y de pé a pá. ¿Cuál crees que ha sido la mayor aportación que han realizado los Beatles a la música, además de toda su aportación sociológica y el cambio que provocaron en la industria musical?

Bueno yo creo que los Beatles lo que provocaron fue un despertar en el sentido de que hicieron ver a la gente que la creatividad musical no estaba acotada exclusivamente a músicos con estudios, gente consagrada o grandes músicos clásicos. Ellos fueron los culpables de que muchos chiquillos se comprasen guitarras e intentasen sacar algo propio de ahí imitandolos. De hecho, el efecto de aquello es lo que estamos viendo actualmente: hay infinidad de grupos musicales, y todos los días salen nuevas bandas, y todos esos grupos hacen musica propia, y hay millones y millones de canciones que se hacen a diario.Y en cuanto a su música, lo que más me afectó a mí personalmente, fue su psicodelia. Realmente no sé si fueron los primeros, o los primeros fueron los Byrds o Pink Floyd u otros, pero bueno, no importa, estuvieron quizá en la misma línea de salida. Pero aún así sus canciones psicodelicas, que básicamente eran de Lennon, me parece que están muy por delante del resto de la psicodelia que se hizo en la época. Si solo hubieran compuesto “Strawberry fields forever”, para mí sería más que suficiente como innovación musical y punto y aparte.

Completamente de acuerdo Ricardo, aunque yo también añadiría el tema “I’m The Walrus” como paradigma de la psicodelia. Oye, dos cosas……una, de los Beatles ¿cuál de ellos te parece más interesante como músico, sobre todo teniendo en cuenta su obra en solitario? y…..¿cómo empezó tu andadura musical de tipo más bien profesional, cuándo y porqué empezaste a componer?

Bueno, como músico, sin duda McCartney. Fijate, ha hecho hasta oratorios y cosas de esas. Pero para mí no es suficiente ser un virtuoso de la música para engancharme. Lennon y Harrison me eran más atractivos musicalmente y para mí no eran tan “músicos” como Maca. Una vez separados los Beatles, eran los únicos de los que yo creía que podía esperar un sonido Beatle. De todas maneras, a mi forma de ver, ninguno logró en solitario el nivel al que habían llegado estando juntos.

Bien, no me considero un músico profesional, ni siquiera me considero músico. Sé unos cuantos acordes y tengo cierta creatividad para hacer canciones. Puede que en aquellos primeros años de “Lo has hecho mal” y el mini, Black Experience, viviese un poco de eso. Pero vamos, eso duró poco. Bueno, como ya te dije, los Beatles dispararon mi inquietud por hacer canciones. Entonces, creo que allá en los cursos finales de la EGB, le comenté a unos compañeros que sabían tocar la guitarra de hacer musica nuestra. Fue algo curioso porque yo no tenía ni idea de tocar ningún instrumento. Así que lo que hacíamos era que yo tarareaba la melodía y el guitarrista le buscaba los acordes. Después aprendí a tocar y me “electrifiqué” con otros compañeros del colegio. Y mientras transcurrían todos esos vaivenes, Miguel y Román, andaban por allí también, haciendo sus grupos y sus pinitos en estas lides. Eran la competencia. Al cabo de los años acabamos en la misma clase, lo que hizo que nos conociesemos más y acabaramos entablando amistad. Nos reuniamos en casa Román para vaguear, leer comics, oir música, hacer canciones y grabarlas. Mientras, Miguel empezó a rular muy fuerte en este tema de la música. Tocaba en varios grupos, hacía verbenas para ganar unas pelas. Y Pedro Jiménez, Román y otros amigos aprovechabamos los locales de ensayo del grupo en el que Miguel estaba en ese momento para tocar y grabar cosas con guitarras electricas y batería. Un día grabamos unas canciones que quedaron graciosillas (sexy dream, cinco pasos, y varias más). Decidimos enviar la grabación a Diego A. Manrique. Le gustó y ahí empezó todo. En aquellos días estaba leyendo La aventura equinoccial de Lope de Aguirre y sus Marañones, de R. J. Sender. Así que propuse enviar el casette a Diego como grupo con el nombre de Los Marañones. Y de ahí hasta aquí.

Me sorprende que me digas que no te consideras músico ¿No vives de la música? Me sorprende también que, habiendo escrito canciones tan demoledoras, que tú calificas de “graciosillas” como Sexy Dream, me digas que tienes “cierta” creatividad” para hacer acordes. Yo creo que tienes más que eso…..oye, explícame ¿Quién es Pedro Jiménez, aparte de un vino dulzón?

Yo no vivo de la música Rag, ya me puedo dar con un canto en los dientes si recibo dos duros cada tres años de la Sgae. Tampoco me importa demasiado tal y como está el parque musical en estos tiempos, porque si para vivir de la música tengo que convertirme en el del gorro de Amaral, en el que compone las canciones para el Canto del Loco o en una Nena Daconte para lavado de cerebro de muchas miles de incautas almas, pues me estaría yo clavando un puñal porque no hago música por encargo con el fin de acaparar a cierto público o sector de la sociedad. Hago lo que me gusta, guste o no guste. Mi obsesión son ciertas cadencias, ritmos, melodías que quizá ya no vayan con los tiempos. Tampoco tengo demasiado interés por hacer nada nuevo. Quiero hacer lo que me haga sentirme bien y a gusto. A mí me gusta el rock&roll, la psicodelia, el blues, la bossa y las canciones que salen en las películas de los Marx o en las comedías de los años 30. Y flirteo con todo ello.

Bueno, Pedro Jiménez, “Pedrito”, es un amigo entrañable, muy “culpable” de que yo siga haciendo canciones porque le gustaban mucho y siempre me alentó a ello. Él es también el autor de letras como “Sangrilá”, “Cuando quieras regresar”, “Japón”, “Rumbo sideral”, “Extraña familia”, “Espío a mi vecina” y un largo etcetera.. Tuvimos una epoca creativa excepcional que posteriormente desembocó en la mayoría (si no todas) las canciones del cd Sangrilá y algunas del Mundo al revés. Practicamente no teníamos trabajo y teníamos mucho tiempo libre, así que ibamos a casa de Miguel a grabar canciones. Yo llevaba las mías sin letra. Entonces se las enseñaba a Pedro y a Miguel. Miguel las aprendía y se encargaba de hacer arreglos de guitarra y musicales en general. Y Pedrito cogía una libreta y empezaba a darle vueltas a la canción para escribir la letra. Fue un tiempo acojonante. Lo pasé teta con ellos. Mucha música y cerveza. Y las grababamos creo que con un cuatro pistas que nos prestó Román. Un día le dije a Pedro que nunca había probado a ponerle música a una letra ya hecha y le pedí que me hiciera algunas estrofillas a ver que salía. Me trajo la letra de “Japón” y otra magnifica letra de una canción que no se ha publicado hasta ahora, que se llama “En la jungla”. Después nos separamos. Pedro cada vez estuvo más ocupado con sus curros, hasta que se fue de Murcia.

Me parece que has tocado un tema esencial en la música: la diversión y el encontrarse a gusto tocando, componiendo…vamos, que la música es diversión y, para mí, una permanente transmisión de emociones………tampoco me interesa lo nuevo, solamente por ser nuevo. La novedad, solamente por ser novedad, es un concepto absolutamente sobrevalorado. Has tocado un tema que a mí también me apasiona: las canciones de los años treinta, vamos, los “standards” de grandes compositores norteamericanos: Cole Porter, George Gershwin, Hoagy Carmichael, Johnny Mercer……George Harrison era también un devoto de esta música, que ha tenido una repercusión inmensa en otros géneros como el jazz y el propio rock….

Hoagy Carmichael

Joder esos tipos eran unos compositores acojonantes. No puedo dejar de quedarme con la boca abierta cada vez que oígo una canción de ellos. Hace unos meses descubrí en Youtube la canción Route 66 cantada en directo por Nat King Cole, supongo que para un programa de TV, por supuesto en blanco y negro. Y me pareció surrealista. La forma de tocar el piano, el sonido, la canción…. extraordinaria. Yo la había conocido como un rock&roll, pero joder, es de un swing alucinante. Aquí te pego el enlace. Para “Lucy” me metí en la piel de los Marx cantando “Everyone says I love you”, también en “Ojos verdes”. Pero esta quiso Miguel hacerla algo más lenta (es que en el fondo es un romanticón). Mi versión era más charlestón y algo sarcástica.

Realmente es impresionante la clase y el sentido rítmico y del “swing” de Nat King Cole, quien, además de ser un “crooner” de gran éxito, fue un pianista de jazz alucinante. Por cierto ¿te gusta el jazz?

Retomando tus experiencias con Pedro Jiménez, Román y Miguel……cuando se fue Pedro, seguistéis reuniéndoos los tres, tocando los tres y componiendo los tres ¿cómo es el proceso de composición ahora? La verdad, Ricardo, es que lo tuyo es realmente atípico en el mundo musical…….¿nunca te sentiste tentado de subirte con Los Marañones en un escenario, teniendo en cuenta que los directos de la banda son uno de sus puntales esenciales? Pero, claro, las canciones son tan buenas que dan mucho juego en directo…..¿pensáis en el directo cuándo componéis?

Sí, el jazz me gusta. No todo tipo de jazz porque hay estilos que me aburren soberanamente, pero me encantaría tener un poco más de conocimiento musical para usar armonías y acordes de jazz en algunas canciones. De hecho, he compuesto canciones que quieren tirar de ese hilo. Por ejemplo, me hubiese gustado que “Lucy” se hubiera grabado imitando a una banda de ragtime (willie), con clarinetes, contrabajo, banjo ukelele, etc.. etc..

Bueno, cuando Pedro se marchó, seguimos Miguel y yo. Román se tomó vacaciones como letrista. Entonces empezó a hacer letras Miguel, dígase El mundo al revés, Esquizofrenia y otras que no se publicaron. Y posterior a eso hubo creo que un parón pues no sé si de años hasta la publicación del cd El mundo al revés. Creo que fue en aquella época en que me dije que estaba harto de música y canciones y arrinconé la guitarra. Después, un día me llamó Miguel y me dijo que iba a firmar un contrato para no sé qué casa de discos con el nuevo grupo que había montado con Santiago Campillo, Los Lunáticos. Le dije que de puta madre porque con Los Marañones lo iba a tener jodido. Pasó el tiempo y me enteré que estaban grabando un disco nuevo, El mundo al revés, y que llevaba muchas canciones antiquísimas, que ni recordaba que existían (Atrapado, Soy minero, El sonido del silencio, etc..). Me llamaron para cantar en una y después me olvidé otra vez del tema. Y un año o dos años antes de publicar Extraña Familia dije: “¿joder que cojones estoy haciendo con la guitarra ahí arrinconada? Lo verdaderamente bueno es lo que uno crea. He estado casi toda mi vida haciendo canciones y es como verdaderamente me siento bien, y lo he mandado a tomar por saco?”. Así que desempolvé la Eko y empecé a hacer música de nuevo. Llamé a Miguel y a Román y les dije que tenía unas cuantas. Y ahí empezamos a maquetar muchas de las que posteriormente saldrían en Extraña Familia. Hasta Hoy.

Bueno, Miguel y Román son músicos excepcionales y no hace falta que yo lo diga, creo que se nota bastante. Para mí es un lujo que músicos de ese nivel compartan su tiempo para hacer cosas conmigo y realmente no puedo agradecer lo suficiente su ayuda para que algo mío transcienda un poco. Ellos hacen inteligible lo ininteligible que yo les presento. Saben de qué va la cosa casi desde el primer acorde. Miguel es una máquina de hacer música con una habilidad extraordinaria para tocar cualquier instrumento que se le cruce por delante. Y como compositor, arreglista y productor, extraordinario. Estoy deseando que publique alguna vez un disco “Miguel Bañón” para pillarlo. Román, quizá no sea tan espectacular, pero conoce los entresijos del “affaire” musical como nadie. Ya hice un “LP” con él (Strafarago), del cual posteriormente Los Marañones grabaron canciones como No soy yo, Vaya manicomio, Me canso de andar, etc… y resolvió todos los asuntos instrumentales y entresijos de ritmos, tiempos, voces, etc… de forma acojonante, como productor, arreglista y “mártir” de las cosas extrañas que yo le presentaba en forma de canciones.

Normalmente, en casa, saco una canción completa en melodía y estructura. Antes, estando Pedro, en el momento que le llevaba la canción el sacaba la letra en castellano y quedaba rendondo el tema. Le tengo mucho respeto a la letra de una canción y creo que para sacar una buena letra hay que echarle tiempo, y yo no dispongo de ello. Así que lo que hago es hacer una letra en mal inglés, básicamente para que sobre las palabras, Miguel lo tenga fácil para hacer voces y armonías claras posteriormente. Más tarde este o Román le hacen una letra. Si tengo una idea clara de una determinada guitarra o un determinado arreglo se lo digo a Miguel y lo hace. En caso contrario, él se encarga de todos los arreglos instrumentales. Bueno, yo toqué al principio con ellos, en la época de la Agapo en Madrid. Grabé el single aquel de Lo has hecho mal y Yo ya lo pienso, y el mini Experiencia Negra. Creo que estuve dos años de tocatas con ellos básicamente por Madrid, Barcelona y Murcia y no sé si algún otro sitio más. Pero entre otras razones, yo no me veía ni como buen cantante ni como buen instrumentista, así que supongo eso también me quitó muchas de las ganas de tocar, porque no disfrutaba como pueden hacerlo ellos.

Bueno, no sé si Miguel piensa en el directo cuando hace algo. Yo no. Yo soy rata de estudio. Pero Los Marañones son otra cosa. Ellos pueden hacer de una canción normalilla algo que verdaderamente merezca la pena.

¿Has ejercido alguna vez de productor en algún disco de Los Marañones, o bien has colaborado en tareas de producción? Me dices que eres carne de estudio y me acuerdo de un libro que leí sobre Phil Spector en el que hablaba de sus sensaciones en el estudio y su manera artesanal e increíble de organizar a los músicos y confeccionar una canción redonda. Un tipo que se transformaba completamente: personalmente, era un auténtico egocéntrico y maniático y en el estudio ello se tornaba en perfeccionismo casi histérico

No para nada. Nunca me planteé producir. Quizá la comodidad de estar con Miguel y Román y decirles: “esto me gustaría que sonara así o asá, o por qué no le metes esta guitarra haciendo tal o este bajo haciendo cual?” y que ellos se pusieran manos a la obra, me apartó de ese tema.

Pero cuando te dije lo de “rata de estudio”, me refería a que me gusta grabar más que tocar en directo. Pero claro, para grabar tengo a estos tipos formidables que se lo saben “tó”. Es posible que alguna vez yo haga algo a mí bola, sobre todo ahora que está más a mano pillarse un estudio de esos para pc.
Rag, me gustaría hacer referencia a Pedrín, del que no he hablado hasta ahora, ya que, a pesar de conocerlo desde hace muchos años y tocar con él, mi trabajo es algo pre-Marañones y suele ser en casa de Miguel o Román y allí como es lógico no tenemos una batería para dar zambombazos. Aparte de ser un tío acojonante, es también un músico extraordinario al que no hay un puto ritmo que se le resista. Recuerdo que cuando yo estaba en el grupo, tocamos en un garito en Mojacar, Almería, y en cierto momento, tocando una canción, se me ocurre mirar atrás a Pedrín y el cabrón estaba vomitando y haciendo redobles jajajajajajaaj que caña!!!. Por supuesto, también quiero recordar a Carlitos Campoy, un musicazo que siempre he admirado desde que lo conocí en Ferroblues. Bueno, supongo que pensarás: “joder, este tipo va repartiendo pasteles a todo el mundo”. Pero lo digo de verdad, ellos comprenden cosas de música que yo no comprendo ni de coña. Así que desde mi perspectiva me parecen admirables.

Izda - dcha: Cascales, Miguel, Ricardo, Román, Pedrín y Carlos

Estoy contigo. dejando a un lado a Román y a Miguel, Pedrín y Carlitos son unos musicazos. Pedrín siempre me ha parecido un baterista cojonudo, de una factura impecable…y qué decir de Carlos, un tipo que te vuelve una canción al revés solamente con sus rellenos de Hammond………

Oye, siempre me interesa la música que escucha gente a la que admiro….en este caso, ¿qué música sueles escuchar? de grupos o artistas recientes ¿quién te gusta más, a quién destacarías?

No tengo una amplia cultura musical. Actualmente me pierdo. Hay tanta oferta de música de todo tipo de todas clases de todos los estilos que prácticamente no oigo ná. Sigo con la música antigua porque siempre encuentro nuevos matices o me paso temporadas sin oír absolutamente nada, a excepción del lavado de cerebro musical que vomita la radio o la tele y no tenga más cojones que oírlo porque es el hilo musical del trabajo. Ahora mismo no oigo nada. Pero he estado meses dándole vueltas y vueltas obsesivamente a Queen, escuchando detalles, embobándome con la lírica y el vodevil de Freddie, con el rock and roll del May o el heavy del Taylor o las preciosidades popis de John Deacon. Me pillé toda la discografía y la metí en un pendrive y venga a darle vueltas y vueltas. Extraordinario lo de Queen; y absolutamente fans de los Beatles (Mercury, un admirador incondicional de Lennon) y sin embargo para mí fueron un paso más allá, algo como la sublimación absoluta del legado beatle. Creo que ya en sus últimos tiempos no podían hacer mejores melodías de las que hicieron en su epoca álgida. Para mí, habían tocado techo.

Categorías:Extraña Familia, peRsonaL
  1. noviembre 25, 2010 a las 2:59 pm

    Qué tiempos aquellos cuan ibas a los desencuentros!!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: