Archive

Archive for 31 enero 2011

Los Bigotes Y Las Pelucas Se Van De Paseo


Corren malos tiempos. En realidad, hace mucho tiempo que los tiempos no son buenos chicos. Pero, de vez en cuando, la vida se dulcifica y aparecen mensajes que nos reconcilian con la cara amable de la existencia. Como decía Woody Allen en su película “Manhattan”, hay muchas razones por las que merece la pena vivir. El mencionaba a Louis Armstrong, a Frank Sinatra. Yo mencionaría un directo de Los Marañones. Y, si además es fuera del reducto murciano inconquistable, como la entrañable Galia del Astérix de nuestra infancia, miel sobre hojuelas. Es lo que ocurre en este frío y desangelado invierno. Que Los Marañones salen de ese rincón mediterráneo. Y las oportunidades, mejor atraparlas al vuelo. Pues como pasan, se van y pueden no volver a aparecer.

No solamente Los Marañones, sino todos los galos (casi) al completo: Fernando Rubio, Joaquín Talismán y sus Chamanes (Román y Carlos deberán adoptar la cualidad de la ubicuidad y reforzar sus inagotables energías con buenas dosis de cerveza. Fernando Rubio….él puede con todo eso y más,). Todos ellos están relacionados; uno toca con otro, varios tocan con uno, tanto monta monta tanto: son parte de la extraña familia, de esos galos murcianos que resisten los ataques de la comercialidad más banal, de las voraces mentes del mercado musical. Galos irreductibles que saben y quieren hacer la música que les apetece con una calidad inmaculada. Y hay nuevo trabajo que mostrar, nada que demostrar, mucho que reafirmar. Nada que confirmar. Para los neófitos, todo por descubrir.

La incomunicación de Talismán, con los chamanes en trance psicodélico. Los tipos raros son así. Desconcertantes. Desbordantes. Imprevisibles. Vivos.

Puede que los tiempos estén cambiando. Los Marañones y los demás galos murcianos salen de su refugio. Nunca se sabe. Tu vida no cambiará si vas a verlos. Pero recuperarás la felicidad, al menos por unas horas. Y volverás a creer que los milagros existen. Al menos por unas horas.

Para que te enteres: http://globalia.net/donlope/

Categorías:Extraña Familia

The Art Of Advertising #14


Categorías:ADS

This Song # 114


“Wear It On Our Face”, compuesta por Bobby Miller e interpretada por The Dells. Publicada como single en 1968.

We’re falling in love, my darling
With all our heart and soul
Let’s put our love somewhere
For the whole world to behold

A love like ours
Must have a special place
I’ve got the answer, baby
Let’s wear it on our face
Let’s wear it on our face

Love is bubbling over, baby
Flowing everywhere
Our hearts can’t hold no more
And it’s got to go somewhere
Whoa, yeah

A love like ours
Must have a special place
I’ve got the answer, baby
Let’s wear it on our face
Let’s wear it on our face

This love’s got to go somewhere
This love’s got to go somewhere
This love’s got to go somewhere
This love’s got to go somewhere

Yeah, yeah, yeah…

I’ve got the answer
Let’s wear it on our face

A love like ours
Got to go someplace
Look at the answer, baby
Let’s wear it on our face

This love’s got to go somewhere
This love’s got to go somewhere
This love’s got to go somewhere
This love’s got to go somewhere

Yeah, yeah, yeah, yeah…
We’ve got the answer
Let’s wear it on our face
Oh, yeah

A love like ours
Got to go someplace
Look at the answer, baby
Let’s wear it on our face
Oh, yeah (on our face now, hey)

Yeah, yeah, yeah, yeah…
We’ve got the answer
Let’s wear it on our face

Categorías:múSica

Photographs & Memories #12


Kim Novak On The Set Of “Vertigo” (Alfred Hitchcok, 1958)

Categorías:OjOs

La Linterna Mágica #10

enero 25, 2011 1 comentario

Confieso que, a pesar de contener cualidades cinematográficas innegables, “The Deer Hunter” o “El Cazador” ha sido una película que evocaba un grado de leyenda para quien esto escribe. Cuando se estrenó en España, las autoridades de entonces no consideraron que era una película adecuada para un chavalito de 11 años, pero el impacto que la citan causó en mi entorno adulto, provocó que un halo de misterio se instalara en el film, para aumentar mi ansiedad y mis ardientes deseos de verla. Esto no fue posible, hasta varios años más tarde. Cuando “The Deer Hunter” se había convertido en uno de esos artefactos para críticos denominado “clásico contemporáneo” o una gilipollez por el estilo.

El caso es que repusieron la película en el cine de al lado de mi casa. Yo la había visto en vídeo (ese aparatejo que hizo posible, para mi, el descubrimiento de tantas películas y que supuso un milagro caído del cielo…………el viejo y querido betamax) pero su visión en el cine, me dejó atrapado en el asiento.

El neoyorquino Michael Cimino, el director de la película y coautor del guión, se ha erigido en uno de los malditos del cine de Hollywood más insignes. Con “The Deer Hunter”, su ambición escaló muy alto. Su segunda película. Quizás apuntó demasiado alto en un mundo dominado por el arte de los depredadores. Sobrepasando con creces el presupuesto inicial, Cimino supo entregar una película de una poesía inusual sobre la temática del Vietnam, antes de que Coppola vomitara la suya en la épica “Apocalypse Now”. La amistad, la pérdida de la inocencia, el descalabro de ilusiones largamente acariciadas.

Y la lista de actores: Robert de Niro en todo su arte interpretativo, en su papel más matizado y contenido. John Cazale, por aquel entonces enfermo terminal de cáncer, ese gran actor que nunca vio la película terminada. Fue su última película. Meryl Streep, en los comienzos de su carrera, deslumbrante. Y Christopher Walken, quien se llevó la estatuilla al mejor actor secundario por su personificación de Nicky, el ejemplo más bárbaro de la devastación humana.

Y la música. “Cavatina” compuesta por el británico Stanley Myers, el tema principal de la película en los acordes de guitarra, que alberga la emoción poética, la elegía por la pérdida del paraíso.

Nunca he podido contemplar una película de mayor devastación. La vi en el cine en la etapa vital en la que comienzas, tímidamente, a darte cuenta de que la vida no dura para siempre. De que las ilusiones pueden desmoronarse por factores que escapan a tu control. De que la amistad tiene un significado más intrincado del que pudiera figurarme. Y, después de ese final, creo que no pude levantarme de la butaca hasta que el acomodador tuvo que obligarme a salir de la sala.

Categorías:Cine

This Song #113


“Something’s Going On In My Room”, compuesta por Alvin Johnson y Scott Johnson. Interpretada por Daddy Cleanhead y la banda de Chuck Higgins. En realidad Daddy se llamaba Fred Higgins y era el hermano mayor de Chuck. Solía cantar en la banda de su hermano pequeño, un reputado saxofonista, sobre todo en los años cincuenta.

Lanzada como single por Specialty Records en 1954.

Categorías:múSica

El Conde Recuerda


Count Basie recuerda la edad de oro del jazz en Harlem y Kansas City, como quien no quiere la cosa. El Conde tocó el piano en Harlem en los años veinte y, en Kansas City, se enroló en la banda de Bennie Moten. Fue en Kansas City donde el Conde empezó su leyenda como forjador de una de las mejores big bands de la historia del jazz. Pero, sobre todo, Basie fue un pianista. Y un pianista de una simplicidad que esconde una sabiduría inagotable.

El programa de televisión en donde aparece el Conde se llamaba “Jazz Casual”……..y es 1968. Producido por Ralph Gleason, co fundador de la revista Rolling Stone y del Festival de Jazz de Monterey

Categorías:múSica
A %d blogueros les gusta esto: