Archive

Archive for 28 abril 2011

Photographs & Memories #25


“California, March 1937. Toward Los Angeles”. Photograph By Dorothea Lange

Categorías:OjOs

Echo De Menos


Se va echando de menos la solidez de una carrera interpretativa, sobre todo en el cine de aquí. Proliferan, en gran medida, las caras bonitas, los cuerpos moldeados en gimnasios, los cuerpos expuestos. Escasean carreras enraizadas en el trabajo escénico. Y se echa de menos la discreción trabajadora, lejos de las bambalinas de espejismo. Los hay, los hay, pero, claro, no se muestran. Y hay los que se muestran y acarrean la solidez profesional. Existen, sí.

Pero yo cada vez lo echo más de menos. Quizá es que cada vez quedan menos. Como María Isbert. Digna representante de una estirpe de actores que se desvanece, sin apenas hacer ruido. Como María Luisa Ponte, como Antonio González. Como tantos otros. Como su padre.

Categorías:Cine

La Última Empresa Del Soul


Ese era su lema. Malaco Records, fundada en 1962 por Tommy Couch, Mitchell Malouf y Wolf Stephenson, tuvo su base en el estudio ubicado en la ciudad de Jackson, en el estado de Mississippi. Alli han grabado muchos de los grandes: Jean Knight, Dorothy Moore, Bobby “Blue” Bland, Shirley Brown…….incluso Paul Simon grabó algunas de las canciones incluidas en su delicioso álbum “There Goes Rhymin’ Simon”, conociendo del sabor inigualable del estudio.

El Pasado 15 de abril, un tornado devastó el estudio. Una dolorosa metáfora que se erige en un signo de los tiempos. La era de los grandes estudios, estudios con sabor, estudios emblemáticos, se ha acabado.

Categorías:múSica

This Song #128


“How Do You Do It?”, compuesta por Mitch Murray e interpretada por Gerry and The Pacemakers. Lanzada como single, por EMI en marzo de 1963.

How do you do what you do to me,
I wish i knew,
If i knew how you do it to me, I’d do it to you,
How do you do what you do to me,
I’m feelin’ blue,
Wish I knew how you do it to me but I haven’t a clue

You give me a feeling in my heart,
Like an arrow passing through it,
Spose that you think you’re very smart,
But won’t you tell me how do you do it

How do you do what you do to me,
If I only knew,
Then perhaps you’d fall for me like I fell for you

You give me a feeling in my heart,
Like an arrow passing through it,
Spose that you think you’re very smart,
But won’t you tell me how do you do it

How do you do what you do to me,
If I only knew,
Then perhaps you’d fall for me like I fell for you,
When I do it to you

Categorías:múSica

Los Días Del Pasado


Hound Dog Taylor

Lo escribí hace tiempo…pero siempre está vigente……….

Ayudándome del título de una película amarga de mi querido Mario Camus, estaba preguntándome muchas cosas al comprobar, sorprendido por su prolijidad, que, al menos, dos grupos de gran calidad como fueron Blur y los Specials, volverán a tocar juntos.

En algunos casos, sin parte de los miembros de las bandas respectivas, siendo sustituidos por mercenarios de lujo, y en otros casos componiendo repertorio nuevo, la proliferación de bandas que vuelven a escena – sobre todo eso, a escena y, algunas veces al estudio – provoca un sentimiento de aturdimiento que, en muchos casos, causa estupor.

Una cosa es la música que desarrollas, y otra debe ser la capacidad de supervivencia y de aferrase a la honestidad artística de cada uno, todo ello en un ambiente despiadado como es el negocio musical, aunque, pensándolo bien, todos los negocios son despiadados, voraces y, a veces, mortales. Los que lanzaron el negocio musical y comercial a cotas insospechadas, los Beatles, sufrieron, en mayor o menor medida, una crisis existencial y artística de dimensiones colosales que, a pesar de su precocidad, supieron remontar con dignidad. Y, por supuesto, es solamente un ejemplo. La historia de la música da mucho juego y es absolutamente inabarcable.

Ahora me entero que parece que vuelven los Smiths, después de 21 años de su separación, a pesar de lo que proclamó Morrisey con sorna: “preferiría comerme los huevos que juntar a los Smiths, y te lo dice un vegetariano”. Cuando muchos de mis amigos me tratan de clasicón en relación con la música, por mi inclinación a reivindicar música ya hecha hace algunos años, me asombro cuando ellos mismos acuden y disfrutan con fruición de aclamados regresos comerciales. Y a mi, en muchos casos, aunque en otros no, me dejan indiferente. Reuniones de antiguos camaradas en las que falta emoción, tensión, electricidad y compenetración musical, por no hablar de ausencia de diversión, son bastante patéticas. Una obstinación en recuperar un pasado irremediablemente fútil.

La frescura en la música es importante, al menos para mi. No estoy parapetándome en el prejuicio absurdo de que todos los regresos son indiferentes a mi tragona curiosidad musical, dentro de mis pequeños límites y dentro de mis propios gustos: he disfrutado de algunas.

En tiempos de crisis, los Blur aparecen el próximo verano en Hyde Park. Estar en lo alto del pop Business debe provocar un vértigo insoportable. Lo jodido es saber volver con una dignidad no maltrecha, con un perfil lo suficientemente alto como para saber reinventarse y volver a echar el vuelo. Que se lo digan (de nuevo un mero ejemplo) al espléndido Professor Longhair, quien volvió a su piano para no dejar escapar, en espíritu y en sensibilidad, a la buena música que nunca abandonó.

La avalancha de retornos, la tremenda crisis del negocio musical tradicional, la reinvención de cánones comerciales, la tremenda y abrumadora saturación de festivales musicales….todo ello y más factores que ahora se me escapan.

Todo ello es negocio. Todavía me causa perplejidad, la callada sumisión de verdaderos artistas de blues negros que resurgieron, por investigaciones llevadas a cabo por blancos curiosos, en los años sesenta, en la estela de Muddy Waters y compañía. Gente como Hound Dog Taylor, todo un dechado de sentimiento, fue descubierto cuando contaba con 55 años. Lo único que le interesaba era tocar, ajeno a las exigencias económicas y comerciales.

Como decía Georges Brassens: “La edad no tiene importancia, cuando se es gilipollas se es gilipollas, gilipollas caducos, gilipollas debutantes….” Pues eso.

Categorías:múSica, peRsonaL

El Campamento


Imagina que, por poner un ejemplo, Belle & Sebastian son los organizadores de un festival, que invitan a tocar a sus bandas y artistas favoritos o que Matt Groening hace lo mismo. Y que los artistas que van a tocar duermen en una habitación al lado de la tuya, dentro de un modesto complejo para alojar campamentos de verano. Todo esto sucede en realidad. Y hay un soberbio documental que te lo cuenta, con imágenes prestadas por los músicos, los fans, el público, los organizadores, grabadas con móviles, cámaras super 8 y cualquier cosa que tuvieran a mano.

Con jugosas actuaciones de Sonic Youth, Iggy & The Stooges, Grinderman, Grizzly Bear, Patti Smith y muchos más. Y hay edición de 2011. Organizado por Animal Collective.

Categorías:Cine, múSica, Movies

El Latido De Un Gran Corazón


“Men working on the river would move in time to the beat of the music. It was everywhere: on the street, in the church. In the tonks and barrel-houses where people went to be together. Like the beating of a big heart. It gave everyone a good feeling.”

El jazz, mucho antes de alcanzar el estatus absurdo y repleto de prejuicios de “música culta” (¿qué deminios significa éso?), fue, siempre, una música que surgió en las calles, en las iglesias, en las fiestas populares. Una música, como cualquiera, ejecutada con la finalidad de hacer disfrutar. Este documental así lo expresa. “The Cradle Is Rocking” es una película de 12 minutos que muestra, a través de la narración de un trompetista, George “Kid Sheik” Cola, el jazz vivo, la música viva de New Orleans.

La música es para disfrutar.

Categorías:múSica
A %d blogueros les gusta esto: