Inicio > aRtícuLos > El Milagro Del “Show” De Holland

El Milagro Del “Show” De Holland


Jools Holland

Es el comienzo de la 39 temporada de Later… with Jools Holland. En el exterior del BBC Television Centre, en Londres, el público invitado hace cola y soporta pacientemente un día desapacible. “La demanda es imposible”, explica una representante de la BBC: “Son miles las peticiones para cada grabación y tenemos un programa informático que selecciona a los afortunados. De vez en cuando, hay intentos de sobornarnos con dinero, pero ni caso”. Un público que, atención, pasará tres horas de pie en el Studio 1 de la BBC, sin moverse del espacio asignado y sin derecho a bocadillo. Ellos completan el círculo donde se han instalado los escenarios de las cinco bandas que constituyen el menú de cada programa. El presentador, Jools Holland, y las cámaras ocupan el centro de este circo musical, moviéndose incansablemente. La mecánica de la grabación resulta inteligente: primero se enlata la versión larga, de una hora, que se emitirá la noche del viernes por la BBC 2. Hay una pausa para ir a los lavabos o fumar un cigarrillo. A la vuelta, sale al aire una versión reducida de 30 minutos, en directo. Como suelen tocar las mismas canciones, oyentes y actuantes están incluso más motivados.

Pasmoso: ambos espacios salen de un tirón, con un mínimo parón cuando alguien olvida una letra. Un ejército de técnicos de la BBC, vestidos de negro, trabajan detrás de las cámaras y todo está maravillosamente engrasado: antes de encenderse la luz roja, un locutor parlanchín explica las rutinas y alecciona a los espectadores para que aplaudan o griten con la intensidad adecuada. Los músicos cumplen su cometido con ejemplar profesionalidad: ni divismos ni caras largas.

Sin muchos aspavientos, el programa de hoy [que Canal + Xtra (dial 7 de Digital +) emitirá el próximo martes, a las 22.00] cumple con el mandato de la variedad sonora y con la cuota femenina. Dos de los grupos de la noche tienen chica al frente: los suecos Little Dragon y los británicos The Duke Spirit. También aparece una imponente cantautora negra criada en Escocia, Emili Sande. Cabecera de cartel es el grupo indie Snow Patrol, pero la responsabilidad de calentar el ambiente corresponde a Trombone Shorty y su banda de Nueva Orleans.

El ritmo es implacable. Aparte de los cinco grupos, también actúa (y es entrevistado) Roy Harper, tormentoso cantautor que cumple los 70 años y edita una antología. El humor lo pone Shaun Ryder, vocalista de Happy Mondays, que ha venido a hablar de su libro, una autobiografía titulada Twisting my melon. Hay hueco para que el presentador toque su piano en un dueto con Trombone Shorty. Hoy no aparecen grandes estrellas pero, desde sus inicios en 1992, buena parte de la plana mayor de la música pop internacional ha tocado en Later… Piensen en Johnny Cash, Oasis, Van Morrison, Radiohead, David Bowie, REM, Björk, Red Hot Chili Peppers, Leonard Cohen, Coldplay, Metallica y -evocar su nombre provoca tristeza entre el equipo- Amy Winehouse.

Todos lo hacen por la repercusión promocional, desde luego. Se paga una cantidad simbólica a cada artista, lo mismo para novísimos que para figurones. El presupuesto es modesto: no permite traerse a alguien especialmente y cada programa se confecciona con grupos británicos o foráneos que están de gira. “Esto no funcionaría en una televisión comercial”, reflexiona Jools Holland: “Habitualmente, tenemos una audiencia de un millón de personas, pero hemos alcanzado picos de 17 millones cuando actúa U2. Claro que esto no contabiliza los millones que lo ven en otros países. Lo importante es que la BBC sabe que tiene que documentar la música pop. Aparte de las ventas al extranjero, muchas actuaciones de Later… with Jools Holland terminan editándose en CD o DVD. El programa genera dinero para la BBC, pero ese no es su objetivo. “La BBC hace programas con el dinero de los contribuyentes, que pagan un canon anual. Si logramos buenos programas, los contribuyentes están satisfechos. Su existencia y su altísimo nivel hablan elocuentemente del lugar privilegiado que tiene la música en la vida de los británicos y en sus medios públicos”, añade.

A los responsables de Later… les cuesta creer que no haya nada equivalente en España, país que ellos identifican con multitudinarios festivales al aire libre. Imposible explicarles la degradación de la televisión española o la impotencia de TVE tras el hachazo del Gobierno de Zapatero.

DIEGO A. MANRIQUE

Categorías:aRtícuLos
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: