Archive

Archive for 31 agosto 2012

La Linterna Mágica #16

agosto 31, 2012 1 comentario

El desasosiego intermitente de estos días pasados se esfumó de manera repentina, felizmente para mí, en paréntesis gozosos vividos en una sala de cine. Los milagros existen. El milagro de que las vicisitudes exteriores que aguijonean la existencia de uno, se desvanezcan como fulminadas por una fórmula mágica infalible, en el entorno de una oscuridad aliviada por el destello blancuzco de imágenes proyectadas en una pantalla…..

Howard Hawks es, de hecho, uno de los creadores de milagros y poseedor de la varita mágica infalible que más ha hecho por la tranquilidad y la estabilidad temporal de uno. Asqueado por la pretenciosa intelectualidad de los cinéfilos y realizadores postmodernos (lo mismo me ocurre con la literatura), vuelvo siempre a lo contrario: Hawks siempre fue un director sin ambiciones intelectuales, sin pretenciosidad destinada a la vacuidad más angustiosa…simplemente fue un tipo que contaba una historia como pocos. Eso sí, con imágenes, con actores y con el elenco de gente variopinta que configura un equipo de rodaje, de montaje.

Lejos de formalismos audaces, de movimientos mareantes de cámara, de ritmos trepidantes, sincopados, de tedios si nombre, existe un ejemplo sublime de película perfecta. Hay varias, pocas, es cierto. Pero ésta es una de ellas. Howard Hawks rodó “Bringin’ Up Baby” como siempre lo hizo: de manera absolutamente independiente (nunca se ató a ningún estudio, únicamente, en algunos casos por períodos no más largos que las tres películas, produciéndose a sí mismo) y nadando a contracorriente….de hecho, la sofisticación de la historia (se estrenó en 1938) no encajó con las expectativas del público, obteniendo una recaudación muy pobre en taquilla, siendo, de hecho, un fracaso total.

A pesar de ello, como ya he dicho, esta película es ejemplo de perfección cinematográfica: una historia perfecta, un elenco de actores primoroso, una dirección impecable, un ritmo milimétrico. Todo ello confluye en este milagro, conducido por mi admirado Cary Grant (su vis cómica siempre será inigualable, absolutamente austera pero infalible. Solamente su parquedad gestual ha sido capaz de provocar tal cantidad de carcajadas) y la soberbia Katharine Hepburn. Ambos ya habían trabajado juntos en otra comedia excelente, esta vez dirigida por George Cukor, “Sylvia Scarlett” y su combinación actoral, química personal fue irresistible.

Nada sobra en este rompecabezas de absoluta y continua comicidad. La comedia norteamericana en sí misma, considerada, por muchos, como la obra maestra de Hawks. Nunca diría tanto, después de repasar la filmografía del maestro, pero de lo que sí estoy seguro es de que puede considerarse como una de las obras de arte más representativas del arte cinematográfico. Sin ser profundamente filosófica, sin ser asquerosamente trascendental, sin pretender nada, más allá de entretener al público, la comedia es uno de las artes más difíciles que existen.

Aquellos que minusvaloran la comedia como un género menor, deberían contemplar esta maravilla, al menos, una vez al año.

Esta película es beneficiosa para la salud.

Categorías:Cine

This Song #182


“Lonely Man”, compuesta por Bob Bruno e interpretada por la banda norteamericana Circus Maximus. Incluida en su álbum “Neverland Revisited”, publicado por Vanguard en 1968

Categorías:múSica

El Director Renacentista


Luchino Visconti y Claudia Cardinale, durante el rodaje de “Il Gattopardo”, 1963

Dos de mis películas más íntimamente ligadas a mis gustos más personales son de un mismo director, en este caso, un director europeo que me enseñó a amar, entre otros artistas como De Sica, Fellini, Monicelli, Risi, Comencini, Rosellini, o incluso, en algunos casos, Scola, al cine italiano. Luchino Visconti fue un personaje aparte entre todos los directores mencionados y una anomalía exquisita dentro del cine italiano producido tras el trauma de la derrota en la Segunda Guerra Mundial.

Visconti fue un hombre deliciosamente refinado. Producto de la más rancia aristocracia de la Lombardía italiana, su familia fue, en tiempos, dueña absoluta de la ciudad de Milán. Producto de la educación de tutores e institutrices, Visconti adoptó, desde los conscientes inicios de su infancia, una sensibilidad extrema hacia la ópera (fue director de puesta en escena de óperas memorables durante los primeros años sesenta), hacia la arquitectura y hacia las artes en general (fue un dibujante y diseñador de grandes facultades). A pesar de su tendencia a la ociosidad, propia de su clase, muy pronto Visconti se convirtió, por tradición familiar y pasión entusiasta, en uno de los más exitosos criadores de pura sangre italiano de la época. Su dedicación a los caballos duró siete años, con intervalos de inmersiones intelectuales en París, donde fue amigo de Coco Chanel, quien le introdujo en el círculo cinematográfico de Jean Renoir. A mediados de los años treinta, fue a trabajar en París con Renoir, como ayudante de dirección en su película “Partie de Campagne”. Allí, abrazó las ideas comunistas que desarrolló durante toda su vida y reflejó en muchos aspectos de sus películas, a pesar de seguir adoptando sus modos aristocráticos, de vestir escrupulosamente y de vivir de manera exquisita.

Visconti fue homosexual confeso, aristócrata comunista (fue conde de Lonatte Pozzolo, título heredado de su padre), director de ópera, criador de caballos, un hombre de gustos refinados y un cineasta marcadamente individualista, diferente, extravagantemente libre.

Este documental esboza su vida, que fue una película en sí misma. Su vida se escurría, subrepticiamente, de manera evidente en muchas ocasiones, en muchas de las escenas que este espíritu renacentista supo expresar de manera tan delicadamente sensible.

Por cierto, esas dos películas que tanto tienen que ver con mis más íntimas emociones son “Rocco y sus Hermanos” y “El Gatopardo”

(Si se entra en youtube, podréis ver las partes sucesivas)

Categorías:Cine

Basilismo


Siempre he admirado a los Monty Python, siendo, de hecho, junto a los españolitos Tip y Coll y la pléyade de escritores de la Codorniz, mis recurrentes fuentes de carcajadas surgidas de la inteligencia más aguda. Solamente ahora, en España, Cansado y Faemino pueden considerarse orgullosos representantes de esa tradición.

Uno de los originales componentes de los Python, John Cleese, ha sido, de hecho, el más prolífico, versátil y de más éxito popular (si exceptuamos al gran Michael Palin y su exitosa y ya clásica serie “Pole To Pole”). Cleese comenzó con los Python en su demoledora aparición televisiva, un hecho histórico en la televisión mundial que acaeció un 5 de octubre de 1969 y fue apareciendo en “sketches” memorables, siendo el ministro del andar idiota, el angustiado dueño de loro muerto o el insoportable e inclemente entrevistador de una agencia de recursos humanos. Paulatinamente, apareció esporádicamente en la serie, alternando su actividad con los Python con otros proyectos gloriosos.

Uno de ellos, fue la genial serie “Fawlty Towers”, que escribió junto a su mujer de entonces Connie Booth y en la que interpretaba a un neurótico dueño de un hotelucho en la costa sur de Inglaterra. Espejo de muchas de las neurosis y paranoias del británico medio, Basil Fawlty (así se llamaba su personaje) se ha convertido en una figura clásica del humor en televisión.

He encontrado este vídeo en el que se sintetiza, en apenas dos minutos y medio, muchas de las características inherentes al personaje y sus expresiones, gestos y reacciones más histriónicamente comunes a su carácter.

Si hay un marxismo asociado a otros genios como los hermanos Marx, siempre habrá un Basilismo, propio, exclusivamente, del único e inimitable Basil Fawlty.

Categorías:TV

Gabba Gabba Hey


Ramones, 1977, NYC. Photograph by Norman Seef

Los Ramones se han convertido, como muchos otros grupos por otra parte, en una imagen de marca. Ya dije una vez que asisto con asombro a la visión desconcertante de camisetas de los Ramones lucidas por individuos que ni siquiera conocen una canción suya o su significado en la música popular. Los de Queens fueron, quizás, el ejemplo de una banda de rock and roll primigenia: poderío, actitud desafiante y canciones breves, como descargas fulminantes.

La magnitud de esta banda era palpable en directo: y esto es una gozada. Los Ramones tocando en el Rainbow Theatre de Londres, en Finsbury Park el 31 de diciembre de 1977, en plena forma y plenitud de energía. Este concierto, además, fue objeto de un disco en directo “It’s Alive”, publicado por Sire Records en 1979, solamente, creo, en el Reino Unido.

Estas imágenes forman parte del DVD, publicado en 2007 y también titulado “It’s Alive”.

Gócenlo mientras no lo supriman por problemas de Copyright. Y luego, si quieren, cómprense una camiseta

Categorías:múSica

Prefiero Estar Muerto

agosto 20, 2012 1 comentario

….que mearme en la cama. Así reza “I’d Rather Be Dead”, la canción del álbum del maravilloso Harry Nilsson “Son Of Scmilsson”, grabado en Londres, durante la primavera de 1972, en los estudios Trident, situados en mi querido Soho, en un coqueto callejón llamado St Anne’s Court. La canción contó con la inestimable participación de un coro de ancianos del East End….toda una ocurrencia del bueno de Harry.

El documental “Did Somebody Drop His Mouse?”, nunca publicado, aparece ante mis ojos en esta tarde grisácea, plomiza y húmeda. Y por allí pululan Ringo, Peter Frampton, Klaus Voormann, Bobby Keyes, el sublime Nicky Hopkins (su interpretación en el estudio, junto a Nilsson de “Remember” es antológica), Jim Price, Ray Cooper, el productor Richard Perry……. (George tocó en un tema del álbum, pero no aparece en la película) y el entrañable grupo de ancianos que, en su día libre, se toman unas copas de jerez y hacen coros con un tipo simpático que canta una excéntrica canción.

Siempre se echa de menos a Harry.

Categorías:múSica, Movies

Mr Soundtrack

agosto 16, 2012 1 comentario

Marvin Hamlisch, compositor, pianista, arreglista, neoyorquino de pura cepa, fue quien me animó a indagar en el árido campo de las bandas sonoras. Quizás junto a Henry Mancini, fue quien supo insuflarme la pasión necesaria en el mundo musical ligado al cine. Exprimí, cuando era un crío, la banda sonora de “El Golpe”, esa película que me dejó fascinado….y que me introdujo a Paul Newman en mi mundo de veneraciones particulares. Su nómina de composiciones también incluye películas como “The Way We Were” y “Sophie´s Choice”.

Para “El Golpe” Hamlisch adaptó muchas piezas de Scott Joplin, pianista y compositor negro, pieza decisiva en la evolución del estilo “ragtime”, una estructura musical propia de finales del siglo XIX, característica del piano.

Murió hace unos días.

Categorías:múSica, PiaNo
A %d blogueros les gusta esto: