Inicio > múSica > El Jardín De Rosas

El Jardín De Rosas


Conocida por aquéllos que se toman la inútil molestia de vagar por estos lares es mi pasión por músicos escondidos, pero fundamentales para el desarrollo de una canción, de un álbum. Escritores desconocidos, pergeñadores de temas inmortales. Joe South, músico y productor estadounidense es uno de ellos.

Desgraciadamente, se ha ido de este mundo material hace unos días, a la edad de 72 años. Los reconocimientos suelen llegar cuando tu cuerpo está siendo devorado por los gusanos y demás alimañas subterráneas.

Joe South era originario de Atlanta, en el estado de Georgia y comenzó a escribir canciones profesionalmente cuando era un adolescente de 17 años. Paralelamente, desarrolló un estilo marcadamente distinguible en el arte de la guitarra, empuñando, casi indefectiblemente una Gretsch “Country gentleman”. Su facilidad para escribir canciones y su guitarra excepcional, hicieron que se desplazara a Nashville, el centro sureño de la música por excelencia. Allí explotó al máximo su habilidad con la guitarra, colaborando como músico de sesión con infinidad de artistas, convirtiéndose también en asiduo de los estudios de Muscle Shoals: Aretha Franklin (se puede identificar su guitarra fantasmagórica en el intro de “Chains of Fools”), Tommy Roes o incluso tocó el bajo en “Blonde On Blonde” de Dylan, concretamente en la gloriosa “Visions of Johanna” y aportó su guitarra a lo largo de todo el álbum.

A principios de los sesenta, South fue el responsable del efímero éxito de Billy Joe Royal, un viejo amigo que supo aprovechar las virtudes compositivas y de producción del músico sureño. Concretamente su éxito “Hush”, fue posteriormente versioneado, con igual o mayor éxito por Deep Purple (fue su exitosa carta de presentación en los Estados Unidos)

En 1968, South comienza su carrera en solitario como intérprete, cosechando éxitos apreciables, anticipando con rabiosa originalidad lo que se ha dado en llamar “country soul music”, anticipándose, además al “swamp rock” de gente como Tony Joe White. Sus canciones fueron un reclamo para otros artistas. Elvis adaptó su “Walk A Mile In My Shoes” en su época de Las Vegas Siempre fue un hombre en la sombra. En 1971, Lynn Anderson tuvo un éxito arrollador con una composición de Joe, “I Never Promised You a Rose Garden”, que estuvo en lo más alto de las listas norteamericanas durante la friolera de cinco semanas.

Precisamente en ese año, el hermano de Joe se suicida y el músico, en la cúspide de su vida profesional, desaparece de manera repentina. Excepto apariciones esporádicas, su alma destrozada nunca se recuperó. Sucumbe a adicciones que convirtieron sus raras actuaciones en espectáculos imprevisibles.

Cálido aire sureño. La oscuridad no está reñida con la brillantez.

Categorías:múSica
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: