Inicio > TV > El Más Grande Novelista Latinoamericano

El Más Grande Novelista Latinoamericano


El sábado pasado pude leer, como suelo hacer habitualmente, regularmente cada sábado, el artículo de Antonio Muñoz Molina en un diario de tirada nacional. Hace un tiempo que no publico aquí los artículos del escritor de Úbeda, como solía hacer, una vez que los había disfrutado con fruición, por el sano impulso de compartirlos con los visitantes fantasmas de este absurdo pastiche de banalidades que se llama, también absurdamente, “blog”.

No los publico, por la simple razón de que pueden ser rastreados y encontrados con facilidad en este mundo turbulento de Internet (y, también por la casi inconfesable razón de que, a mi humilde parecer, vienen perdiendo fuelle de un tiempo a esta parte, con lúcidas excepciones). Sin embargo, la semblanza que Muñoz Molina trazó de quien Cortázar denominó, con todo lo que ello implica, “El más grande novelista latinoamericano”, el uruguayo Juan Carlos Onetti, hizo que me animara a degustar la pátina imborrable que el escritor uruguayo dejó en mi alma, la primera vez que pude leer sus cuentos completos.

Las sombras que pululan por estas irrelevantes “páginas” (algunas de ellas perfectamente identificables, las menos, como es evidente) conocen ya de mi pasión enfermiza por los cuentos. Onetti siempre ha sido una de mis referencias más exquisitas en el arte de la narración sintética. El artículo de Muñoz Molina también provocó un desencadenante en la memoria escondida de mi infancia.

El programa de televisión “A Fondo”, conducido por el periodista Joaquín Soler Serrano, recuerdo que supuso un inductor de misterios para mi ingenua sensibilidad infantil: abrió horizontes intelectuales inalcanzables a mi curiosidad en pleno potencial. Pude ver a maestros que yo no sabía que lo eran, algunos de una sencillez pasmosa, otros con una vanidad insoportable.

Aquí está Onetti, con una sencillez fuera de lo común, preso de una timidez atávica, fumando cigarrillo tras cigarrillo, en el blanco y negro de mi niñez.

Que un programa como “A fondo” sea un anacronismo extravagante en la televisión actual, supone un síntoma lo suficientemente grave como para invitar a la reflexión crítica. Si es que todavía queda reflexión en el común de los mortales

Categorías:TV
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: