Inicio > múSica, TV > Midwestern Happy-Go-Lucky Type

Midwestern Happy-Go-Lucky Type


Hedy Lamarr y Jimmy O'Neill, en "Shindig!", 1965

Hedy Lamarr y Jimmy O’Neill, en “Shindig!”, 1965

Un tipo que responde a las características que quedan definidas en el título se fue de este mundo material hace unos días a los 73 años. Su nombre quizá no esté incluido en la memoria sentimental de los melómanos hispanos y europeos en general, pero forma parte de la iconografía cultural estadounidense.

Jimmy O’Neill fue el presentador de uno de los programas musicales más legendarios de la televisión estadounidense, “Shindig!”: bailarinas sexys y frenéticas y un plantel de invitados en el que abundaban los músicos negros, algo no muy frecuente en los tiempos de la segregación racial: Jerry Lee Lewis, Sam Cooke, Tina Turner, Chuck Berry, Billy Preston, The Beatles y The Rolling Stones fueron solamente algunos de los que tocaron en el popular programa del chaval de Oklahoma.

O’Neill contaba solamente con 24 años cuando debutó en la televisión. Anteriormente, ya se había ganado una seria reputación como locutor y programador de radio: DJ de rock and roll. Su carácter fácil y su saber estar le ganó un respeto y afecto de casi todos los músicos que pasaron pro su programa que, dicho sea de paso, solamente duró 15 meses en antena……sin embargo, la calidad casi insuperable de su programación consiguió que el programa se instalara en la memoria cultural norteamericana.

Es famosa la anécdota sobre el programa en el que aparecieron los Beatles. Por problemas de agenda de los paletos de Liverpool, O’Neill y su equipo tuvieron que viajar a Inglaterra a grabar a la sensación musical del momento. El propio O’Neill lo contó muchas veces: “Cuando intenté entrar en el estudio de grabación, las fans británicas casi me destrozan la ropa….escucharon mi acento americano y me preguntaron si iba a aparecer con los Beatles. Cometí el error de decir que sí. Primero fue mi chaqueta, luego mi camisa……hasta que pude conseguir que el guardia de seguridad me hiciera entrar”

Después de que el programa fuera clausurado, O’Neill se vio inmerso en la depresión más absoluta, dándose al alcohol: casi consigue prender fuego a su casa. A los 26 años consideró que su vida había acabado.

Sin embargo, regresó al mundo de la radio de nuevo aunque en intervalos irregulares.

“Shindig!” se puede contemplar casi en su totalidad en Internet. Aquí dejo algunos ejemplos ilustres.

Categorías:múSica, TV
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: