Inicio > GEORGES BRASSENS > Pauvre Martin

Pauvre Martin


Brassens

Con una laya a la espalda,
con un dulce canto en su boca,
con un dulce canto en su boca,
con mucho ánimo en su alma,
se iba a currelar a los campos.

¡Pobre Martín, pobre miserable
cava la tierra, cava el tiempo!
Para ganar el pan de cada día,
de la aurora hasta el poniente,
de la aurora hasta el poniente,
se iba a cavar la tierra
por todas partes, en cualquier época!
¡Pobre Martín, pobre miserable,
cava la tierra, cava el tiempo!

Sin reflejar en su rostro,
ni la envidia ni la maldad
ni la envidia ni la maldad
labraba la tierra de los otros
siempre cavando, siempre cavando!

¡Pobre Martín, pobre miserable,
cava la tierra, cava el tiempo!

Y cuando la muerte le hizo un gesto
para que labrara su último campo,
para que labrara su último campo,
cavó él mismo su tumba
rápidamente, a escondidas…

¡Pobre Martín, pobre miserable,
cava la tierra, cava el tiempo!

Cavó él mismo su tumba
rápidamente, a escondidas,
rápidamente, a escondidas,
y se tendió en ella sin decir nada
para no molestar a los demás…

¡Pobre Martín, pobre miserable,
duerme bajo la tierra, duerme bajo el tiempo!

TRADUCCIÓN : JESÚS ÁLVAREZ

Dedicado a mi amigo inolvidable Michel Bastian, inspirador de tantas y tantas cosas, artífice de mi amor por Brassens. Vitalista furibundo. Infatigable. Maestro sin saberlo y sin ejercer.

Categorías:GEORGES BRASSENS
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: