Archive

Archive for 23 julio 2013

This Song #205


martha-and-the-vandellas-love-makes-me-do-foolish-things-gordy

Love (Makes Me Do Foolish Things), compuesta por Brian Holland, Lamont Dozier y Edward Holland Jr. Interpretada por Martha y las Vandellas. Publicada como cara B de su single “You’ve Been In Love Too Long”, publicado por Gordy (Motown) Records el 26 de julio de 1965.

Love, love, love
Makes me do foolish things
Sit alone by the phone
A phone that never rings

Hoping to hear you say
You love me still
Knowing you never will

Love, love, love
Has made a fool of me
Got me doing things
Things that shouldn’t be

Listening for the sound
Of your knock on my door
Knowing that sweet sound
Will be no more

Funny how precious memories
Linger on so long after you’ve gone
And oh, precious memories
That only make me cry
But I keep holding on
Oh, why do I

All because love, love, love
Makes me do these things
Speak your name softly each night
Or holding your picture tight

When you took my heart
You took my soul
And it’s far beyond control

Funny how precious memories
Linger on so long after you’ve gone
And oh, precious memories
That only make me cry
But I keep holding on
Oh, why do I

All because love, love, love
Makes me do these things
Speak your name softly each night
Or holding your picture tight

Categorías:Las damas, múSica

Le Grand Café


m_196898926_0

La jodida desazón corroe, como un animal de presa minúsculo, los días de luminoso e implacable estío. Impaciencia. Falta de necesaria y anhelada calma, aunque sea para disfrutar de placeres tan vapuleados y lamentablemente vulgarizados como el simple hecho de leer un libro…..enfangados por imposturas, por farsantes, por voceros de la falsa literatura, por paladines de la lectura apresurada, sin conciencia.

Leer se ha convertido en algo simplemente falto de ritual…rituales pacientes

Ese futuro que amenaza como siempre hace la muerte, ese futuro inmediato que me espera, que no deja ni rastro de la calma necesaria, de pronto desaparece por cortesía amable, caballeresca (se encuentran pocas personas amables, agradecidas) de dos personajes fundamentales, que aceleraron esa crítica necesaria de conciencia, esa suspicacia aliada, anclaje del barco presuroso de los tiempos…….Ferré ya advirtió que los tiempos son difíciles.

Charles Trenet y Georges Brassens me devuelven a esa calma ansiada, a esa despreocupación amable, propia de los veranos de mis pantalones cortos.

Me siento con ellos en la canícula desasosegante, en el Gran Café de Marsella, de una Marsella imaginada, recordada, en el crepúsculo atroz y a la vez repleto de esperanza amarga de la Provenza añorada.

Y de pronto, recobro mi conciencia.

Categorías:GEORGES BRASSENS, peRsonaL

This Song #204


JClapton

“Something You Got”, compuesta por Chris Kenner. Lanzada como single, interpretada por su autor, en 1961 por Instant Records.

Aquí interpretada por Jerry Douglas y Eric Clapton, en el álbum de Douglas “Traveler”

It’s something you got babe
Make me work all day
Something you got baby
Make me bring home all my pay
Something you got baby
You ought to know
My my, whoa whoa
I love you so

It’s something you got baby
It makes the world go round
It’s something you got baby
Gives you a happy home
It’s something you got baby
You ought to know, oh yeah
My my, whoa whoa
I love you so

Something you got baby
Make me work all day
Something you got baby
Make me bring home all my pay
Something you got baby
You ought to know, oh yeah
My my, whoa whoa
I love you so

Categorías:múSica

La Picadura Del Mosquito


OTD-June-4---Ronnie-Lane-jpg

Una anécdota, ilustrativa del sentido del humor sarcástico de Ronnie Lane, da título a esta entrada. Enfermo de esclerosis múltiple, cuando sus amigos le preguntaban qué tal le sentaba el tratamiento, respondía, con su voz tenue y debilitada: “Bueno….un mosquito me picó esta mañana y murió”.

Este sinsentido que desarrollo y alimento desde hace ya cuatro años, ya ha dado sobradas muestras sobre mi admiración por Ronnie Lane. La humildad y falta de vanidad, tan inusual en las mal llamadas “estrellas” del rock and roll, fueron rasgos que determinaron fatídicamente su carrera y su glorioso talento pero de los que nunca pudo ni quiso desprenderse. En un ámbito en el que abundan tendencias maliciosas que no tienen nada que ver con el arte de componer e interpretar canciones, Lane supo hacer lo que siempre le vino en gana.

En un momento esperanzador de mi vida, en el que nuevos ajustes parecen que van formándose, configurándose en una forma todavía evanescente, ante un futuro, parece que próximo, pero desconocido…….uno acaba agarrándose a valores, no por conocidos, menos esenciales.

En mi vida, Lane siempre sale a la palestra, en muchas ocasiones, enseñándome el camino de la música…de la integridad.

Ahora, que mi vida se tambalea sobre inciertos y livianos pilares, no puedo dejar de ver, a ratos muertos, después de días ajados, este concierto de Ronnie grabado en Colonia, Alemania, el 19 de marzo de 1980 para el programa de televisión “Rockpalast”.

Como siempre solía decir Ronnie: “As Simple As That”

Musicians:

Ronnie Lane (g,voc)
Ian Stewart (p)
Henry McCollough (g,voc)
Chrissie Stewart (b,voc)
Bruce Rowland (dr)
George & Raymond Carless (a-sax, t-sax)
Charlie Hart (?) (acc)

Setlist:

01 Rats Tales (5’05”)
02 Flags & Banners (5’30”)
03 Annie Had A Baby (5’50”)
04 How Come (4’35”)
05 Debris (7’25”)
06 You’re So Rude (3’20”)
07 I’m Ready (4’20”)
08 When Lads Has Got Money (6’00”)
09 Kuschty Rye (6’00”)
10 Rocket 69 (5’35”)
11 Man Smart Woman Smarter (5’05”)
12 You Never Can Tell (7’25”)
13 One For The Road (6’00”)

Categorías:múSica

This Song #203


Count Basie con Sinatra

Count Basie con Sinatra

“On The Sunny Side Of The Street”, escrita por Jimmy McHugh y Dorothy Fields en 1930. Interpretada por cientos de artistas desde entonces, aquí la tenemos acariciada por Count Basie al piano, Ray Brown al contrabajo y Louis Bellson a la batería. Incluida en el álbum de Count Basie “Kansas City 3. For The Second Time”, publicado por Pablo Records en 1975.

Grab your coat and get your hat
Leave your worries on the doorstep
Life can be so sweet
On the sunny side of the street

Can’t you hear the pitter-pat
And that happy tune is your step
Life can be complete
On the sunny side of the street

I used to walk in the shade with my blues on parade
But I’m not afraid…this river’s crossed over

If I never had a cent
I’d be rich as rockefeller
Gold dust at my feet
On the sunny side of the street

I used to walk in the shade with them blues on parade
Now I’m not afraid… this river has crossed over

Now if I never made one cent
I’d ll still be rich as rockefeller
There will be goldust at my feet
On the sunny
On the sunny, sunny side of the street

Categorías:múSica

Luciérnagas


mastretta

Atrapado en un estado extraño de malestar, transpirando melancolía alterada por una decepción perjudicial, dañina, aunque ya inútil, ando necesitado de bocanadas de momentos de fugaz complacencia, de reconciliación con el mundo circundante y, a veces, con uno mismo y su dolorosa y lamentable – aunque pasajera – circunstancia.

El significado de la música, lo he dicho muchas veces, es alcanzar estados de diversión intensos, un cosquilleo de satisfacción inexplicable en el alma o en ese interior inimaginable que duele, que se revuelve y que se regocija. Cada vez me encuentro más y más alejado de olas esnobistas, modernas, esa extravagancia buscada y rebuscada que anula el entusiasmo espontáneo que toda buena música debe provocar.

Un estado de absoluta sintonía lo pude alcanzar este fin de semana en un concierto de música que, sencillamente, me salvó de la hecatombe: Nacho Mastretta, Pablo Novoa, David Herrington, Marina Sorín, Pablo Navarro, Jorge Santos y Luca Frasca………una banda que únicamente intentó transmitir un estado de diversión, de interacción entre los distintos instrumentos, sublime, casi perfecto. Supieron confirmarme que la música es una cuestión de comunión espiritual, de sentimiento profundo, compartido, de transmisión y contagio de la alegría de poder ceder con sonidos partes esenciales de tu personalidad. Sin resabios inútiles, ni alardes técnicos….con pulsión intimista, corazón y entusiasmo contagioso.

Este fin de semana pude experimentar algo que no hacía desde hace muchísimo tiempo en un concierto: la música bajo una forma de arte comunal, la música como vehículo pasajero del momento feliz, vehículo de recuerdos inolvidables, catalizador de momentos que puedan servir para reafirmarte y conseguir pensar que no está todo perdido, que todo está por inventarse de nuevo, que la vida puede ser inagotable.

Gracias a la música, a esos músicos que supieron regalarme un jirón de reconciliación conmigo mismo. Luciérnagas que brillaron en el oscuro gélido de la noche.

Categorías:múSica, peRsonaL
A %d blogueros les gusta esto: