Inicio > múSica, peRsonaL > Luciérnagas

Luciérnagas


mastretta

Atrapado en un estado extraño de malestar, transpirando melancolía alterada por una decepción perjudicial, dañina, aunque ya inútil, ando necesitado de bocanadas de momentos de fugaz complacencia, de reconciliación con el mundo circundante y, a veces, con uno mismo y su dolorosa y lamentable – aunque pasajera – circunstancia.

El significado de la música, lo he dicho muchas veces, es alcanzar estados de diversión intensos, un cosquilleo de satisfacción inexplicable en el alma o en ese interior inimaginable que duele, que se revuelve y que se regocija. Cada vez me encuentro más y más alejado de olas esnobistas, modernas, esa extravagancia buscada y rebuscada que anula el entusiasmo espontáneo que toda buena música debe provocar.

Un estado de absoluta sintonía lo pude alcanzar este fin de semana en un concierto de música que, sencillamente, me salvó de la hecatombe: Nacho Mastretta, Pablo Novoa, David Herrington, Marina Sorín, Pablo Navarro, Jorge Santos y Luca Frasca………una banda que únicamente intentó transmitir un estado de diversión, de interacción entre los distintos instrumentos, sublime, casi perfecto. Supieron confirmarme que la música es una cuestión de comunión espiritual, de sentimiento profundo, compartido, de transmisión y contagio de la alegría de poder ceder con sonidos partes esenciales de tu personalidad. Sin resabios inútiles, ni alardes técnicos….con pulsión intimista, corazón y entusiasmo contagioso.

Este fin de semana pude experimentar algo que no hacía desde hace muchísimo tiempo en un concierto: la música bajo una forma de arte comunal, la música como vehículo pasajero del momento feliz, vehículo de recuerdos inolvidables, catalizador de momentos que puedan servir para reafirmarte y conseguir pensar que no está todo perdido, que todo está por inventarse de nuevo, que la vida puede ser inagotable.

Gracias a la música, a esos músicos que supieron regalarme un jirón de reconciliación conmigo mismo. Luciérnagas que brillaron en el oscuro gélido de la noche.

Categorías:múSica, peRsonaL
  1. julio 1, 2013 a las 9:32 am

    Te estás acercando a la poesía. Parece que hubiésemos “comulgao” juntos este finde!!
    Por cierto, recuerdos del Bañón…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: